“Cualquier imagen es luz, sólo luz”: lo dijo hace un par de años en una entrevista publicada en la revista The Scenographer (que es posible consultar aquí) el escenógrafo, iluminador y vestuarista mexicano Alejandro Luna, nombre mítico de las artes escénicas en México, creador de decenas de montajes de teatro y ópera en todo el mundo, cómplice de directores celebrados como José Caballero, Benjamín Cann, Julio Castillo, Hugo Hiriart, Ludwik Margules, Héctor Mendoza, Luis de Tavira y Sergio Vela.

A lo largo de seis décadas, Luna ha redefinido desde el escenario nuestra concepción del espacio a través de una conceptualización a un tiempo inteligente y dramática del uso de la luz:

En términos visuales el espacio empieza a existir desde la luz. Así, no puedo distinguir entre el diseño escénico y la iluminación. Cuando hablo de diseño escénico, hablo de luz reflejada en superficies, prendas, objetos. El diseño de ambos parte de un mismo impulso. Si apagas la luz, no hay imagen. Y esto es tan evidente que tendemos a olvidarlo. Venimos al mundo enmarcados en un espacio y rodeados de luz, vivimos sin necesidad de hacer conciencia de ello, pero si aspiramos a hacer del espacio y la luz un lenguaje, o parte fundamental de un lenguaje, es necesario que hagamos conciencia de ellos. Creo que aprender a iluminar implica desaprender la forma en que estamos acostumbrados a mirar y comenzar a ver todo en términos de intensidad, de mezcla, de dirección y de color: fijarnos en la forma en que un rostro recibe la luz reflejada desde el piso, o qué color domina a la derecha si el muro es azul, y distinguir la temperatura de las fuentes de luz.

Alejandro Luna, entrevista con The Scenographer, 2017

El trabajo teatral de Alejandro Luna es una de las inspiraciones para el interiorismo de Core, donde concebimos cada espacio como un escenario que cobrará forma a partir de la presencia de los actores que lo ocupen, es decir sus habitantes. Creemos con él que, a la hora de concebir un espacio, la luz lo es todo:

Sabemos también que la materia no es vista hasta que es tocada por la luz; sabemos también que la luz es invisible hasta que la materia la refleja en nuestro ojo. El espacio es dependiente de la luz, de su intensidad, de su dirección, de su temperatura. Como sea la luz será el espacio. La luz y el espacio son consustanciales.

Alejandro Luna, entrevista con The Scenographer, 2017

Tu espacio es el de la obra de teatro que cuenta tu historia, conmovedora e irrepetible. Hágase en él la sombra. Hágase en él la luz.

Para saber más de Alejandro Luna:

Cátedra Bergman: Alejandro Luna, programa producido por tv unam: